Este miércoles la Comisión de la Verdad organizó el Encuentro por la Verdad ‘Verdades que Liberen: Reconocimiento de responsabilidades de secuestro por parte de Farc en el Teatro Libre de Chapinero, en Bogotá.

En este encuentro participaron integrantes del que fue el secretariado de las FARC-EP como Rodrigo Londoño, Pastor Álape y Carlos Antonio Lozada, así como algunas víctimas, entre ellas Ingrid Betancourt, a quien la antigua guerrilla mantuvo secuestrada durante seis años y medio.

 

Conozca más: Cara a cara de Ingrid Betancourt y exsecuestrados con exjefes de las Farc

 

Palabras de Íngrid Betancourt

Han pasado muchos años, trece para ser exacta, desde la última vez que estuve en presencia de algún miembro de las Farc. A pesar del tiempo transcurrido, las emociones siguen siendo fuertes, tan fuertes como las imágenes que quedaron grabadas en mi memoria.

Este ejercicio, que sin duda nos ha exigido valor a cada uno, nos identifica y nos restablece en la tradición de generosidad de la familia colombiana. No es una formalidad jurídica o política relacionada con el Acuerdo de Paz, sino ante todo un ejercicio espiritual, que nos obliga a mirarnos desde adentro, para tomar posición ante el mundo que anticipamos para nuestros hijos y que soñamos como meta para Colombia.

El valor de este encuentro reside, entonces, en que quienes actuaron como señores de la guerra y quienes los padecieron, todos aquellos que estuvimos en el ojo del huracán de la guerra, nos levantamos al unísono ante Colombia, para decirle al país que la guerra es un fracaso, que solo ha servido para que nada cambie, y para seguir postergando el futuro de nuestra juventud.

Yo nunca hubiera imaginado desde lo profundo de mi cautiverio que un día tendría la posibilidad de un diálogo humano con mis antiguos captores. Lo que quiero transmitirle al país, en esta situación tan difícil que atravesamos, es que la violencia nunca ha sido ni será la solución.

 

Vea también: ‘Timochenko’ pide perdón a Colombia por décadas de “abominable conducta” de las Farc

 

Quienes padecimos las acciones y las omisiones de los antiguos integrantes de las Farc sabemos que la reconciliación es una palabra que pesa mucho, y que el camino que llega hasta ella, más allá de cualquier perdón por parte de nosotros, sus víctimas, pasa por una búsqueda de redención por parte de quienes fueron nuestros victimarios.

No todo está olvidado. Esto no es un ejercicio para hacer tabula rasa, sino para recordar. No es porque este acto se da que pasamos por encima de todos los sufrimientos:

  • El de Andrés Felipe Pérez, el niño que murió de cáncer esperando a su papa, Norberto Pérez, porque ustedes, comandantes de las Farc en ese momento, no quisieron liberarlo a pesar del clamor nacional, y luego lo ejecutaron cuando intentó escapar.
  • Peña, que lo sacaron del campo de concentración de Sombra y lo mataron como a un perro.
  • Julián Guevara, que murió sufriendo en cautiverio porque no le dieron atención médica.

Esto que pasó no lo olvidamos, porque no es sobre un terreno virgen que construimos una nueva Colombia. Al contrario, esta es nuestra verdad colectiva, estas son las fundaciones sobre las cuales debemos construir una Colombia sin guerra. Es a partir de esto que podemos entender lo que nos pasó para evitar que se repita.

 

Conozca más: Detectan un síntoma de COVID-19 que solo es característico en vacunados

 

“Los oí llorar (a los familiares), los vi llorar y he llorado con ellos”, dijo Betancourt, a quien las FARC secuestraron el 23 de febrero de 2002 y no recuperó la libertad hasta el 2 de julio de 2008 en la operación militar “Jaque”.

“Pero debo confesarles que me sorprende que nosotros de este lado del escenario estemos todos llorando y del otro lado no haya habido una sola lágrima”, añadió entre lágrimas.

‘Timochenko’ pidió perdón

Por otra parte, Rodrigo Londoño Echeverri, también conocido como ‘Timochenko Jiménez’, pidió perdón al país en medio del mismo evento.

Vengo “con la frente inclinada y el corazón en la mano para pedir perdón. Lo sentimos y esperemos que alguna vez puedan perdonarnos por el incontable daño“, dijo Londoño.

“Hablamos con sentimiento de vergüenza con la claridad que los herimos a todos en lo más profundo del corazón“, añadió.

 

Lea además: Capturan a implicados en robo y ataque con arma de fuego en Palmira, Valle

 

“Perdón a toda la sociedad colombiana por la zozobra que generó la abominable conducta que practicamos por décadas“, agregó el líder del partido Comunes.

Asimismo, señaló ante la mirada de todos los asistentes al evento de la Comisión de la Verdad, que se realizó de forma presencial, su deseo de que Colombia viva en paz.

“¡Que Colombia nunca vuelva a ser escenario de confrontaciones armadas!”, puntualizó.