Las amenazas de muerte contra Monseñor Rubén Darío Jaramillo le han llegado por medio de personas que le advierten del peligro que corre su vida, sin embargo, el obispo de Buenaventura dice que la Unidad Nacional de Protección le retiró su esquema de seguridad.

“Hace tres meses la UNP me retiró el esquema de seguridad. Ahora tengo la protección de la Policía. Un policía anda conmigo, solamente es lo que puedo decir. La UNP dice que el Obispo no es objeto de su competencia. Ellos cuidan es a personas vinculadas con el Estado colombiano”.

Monseñor Jaramillo se ha caracterizado por denunciar la corrupción, el narcotráfico y el control territorial de bandas delincuenciales que han ocasionado, asesinatos, desapariciones forzadas y reclutamiento de menores en Buenaventura. Y dice que lo seguirá haciendo.

Vea también: 20 departamentos del país están en alerta por el inicio de la segunda temporada de lluvias

“Como obispos tenemos la misión de velar por la comunidad y de hacer ver y evidenciar, ante la comunidad nacional e internacional, lo que está sucediendo. La verdad no la podemos ocultar, aún a riesgo de nuestra propia vida”.

Publicidad

Justo para analizar las amenazas de muerte contra Monseñor Jaramillo, 14 obispos del Litoral Pacífico se reúnen desde esta noche en Buenaventura. También tratarán temas sobre las realidades particulares de cada diócesis, especialmente en este tiempo de violencia y afectación a los pueblos más vulnerables de la región.