El defensor del Pueblo, Carlos Camargo hizo un llamado al Gobierno nacional y a la minga indígena para que se sienten a dialogar en la Defensoría, donde él sería el mediador.

«Hemos ofrecido la sede de la Defensoría como punto de encuentro para lograr aproximaciones. Con este propósito, las partes deben actuar con generosidad y creatividad, pensando en los más altos intereses del país y el respeto de los derechos de todos los colombianos», dijo.

Previamente, Camargo anunció la implementación de un operativo especial integrado por 74 funcionarios de esa entidad para facilitar la reunión.

«Estamos trabajando 24/7 para lograr una reunión entre las partes. Estoy convencido que el diálogo es la única manera para solucionar las diferencias».