Juliette de Rivero, representante en Colombia de la alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, aseguró que el asesinato de policías es un reflejo del crecimiento de la violencia en varias regiones del país.

La representante de la ONU alertó sobre la expansión de grupos armados ilegales y el incremento de la violencia de esos grupos contra indígenas y campesinos y ahora contra los policías. 

“Condenamos la violencia contra la policía es un reflejo de la situación y como se expande el control de los grupos y la violencia, es una señal de la urgencia de tratar este tema en los territorios y tomar en serio lo que propuso el acuerdo de paz que es el desmantelamiento”, expresó la funcionaria.

También puedes leer: Mayorías petristas aprueban Acuerdo de Escazú en el Senado

Los líderes sociales siguen una de las poblaciones en mayor riesgo: “Atacan a los defensores para desarticular el poder y obligarlos a participar en economías ilícitas”, señala De Rivero.

La representante de la ONU destacó la propuesta de la paz total, pero aclaró que debe haber otras acciones simultaneas al dialogo.

“Saludamos la paz total. Es acertada, existe el diálogo, pero también el sometimiento y el desmantelamiento”, opina. “Combatir la pobreza. Implementar el acuerdo de paz en lo que tiene que ver con la RRI y consolidar en estado de derecho”, concluyó.

La ONU le presentó un listado de recomendaciones al nuevo gobierno para enfrentar la violencia.