La Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), entregó hoy su informe anual y en este advierte que si bien se ha registrado un aumento de cultivos ilícitos en Colombia, confía en que con el desarrollo del Acuerdo de Paz se logré una reducción en los cultivos de coca.

Señala que en Colombia, la superficie dedicada al cultivo ilícito de arbusto de coca aumentó “en más de un 50%, de 96.000 ha en 2015 a 146.000 ha en 2016”.

No obstante, resalta que tras la firma del Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, el Gobierno de Colombia y la UNODC firmaron un acuerdo por valor de aproximadamente 315 millones de dólares para monitorear la aplicación de la “política del país en materia de reducción de los cultivos ilícitos y fortalecimiento de los programas de desarrollo alternativo, como parte esencial de las actividades de consolidación de la paz que se realizan en el país”.

“El proyecto abarca la prestación de asistencia técnica por la UNODC al Gobierno para la aplicación de su política y estrategia de desarrollo territorial y rural, el monitoreo integrado de los cultivos ilícitos y la prestación de apoyo para la sustitución voluntaria de los cultivos ilícitos, que incluye medidas de desarrollo alternativo sostenible y formalización de la propiedad rural” agrega el documento.

En este punto la organización internacional resaltó las iniciativas de cooperación internacional para hacer frente con mayor eficacia al problema de las drogas en Colombia.

Asegura que estás tienen carácter prioritario, ya “que el país había iniciado el proceso de transición posterior al conflicto tras la firma del Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo”.

“Ese proceso requerirá inversiones considerables en programas de desarrollo social y económico. En ese contexto, la Unión Europea renovó su compromiso de apoyar la aplicación del Acuerdo Final, con especial hincapié en la reforma rural” afirma.

Publicidad

Resalta además el hecho de que Colombia, en diciembre de 2016, aprobó la erradicación manual de cultivos ilícitos y la utilización del glifosato con ese fin.

“El Gobierno de Colombia se propone erradicar 50.000 ha de cultivos ilícitos de arbusto de coca en 2017 y, también en 2017, destinar esa misma superficie a cultivos lícitos, en preparación para la aplicación de su estrategia de lucha contra los estupefacientes en la etapa posterior al conflicto armado” añadió,

Finalmente destaca la política que el Gobierno puso en marcha sobre la Sustitución de Cultivos Ilícitos con el objetivo de promover la sustitución voluntaria de cultivos ilícitos y ayudar a las familias rurales marginadas afectadas por el cultivo ilícito.