El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas volvió a mostrar este martes su preocupación por la inseguridad en Colombia y los riesgos que esta constituye para el proceso de paz junto a la irrupción de la pandemia, que ha «demostrado, una vez más, lo vulnerable que es la situación», aseguró el representante de la ONU para Colombia, Carlos Ruiz Massieu.

«La inseguridad que enfrentan excombatientes de las FARC-EP, comunidades, defensores y defensoras de los derechos humanos manos y líderes y lideresas sociales siegue siendo nuestra mayor preocupación y lamentablemente ha continuado durante la pandemia», dijo el diplomático mexicano, que también ejerce como jefe de la misión de la ONU que apoya la verificación de la paz en el país.

Ruiz insistió en que «sin duda, la violencia contra quienes dejaron las armas en el contexto del acuerdo y quienes defienden los derechos humanos y los derechos de las comunidades devastadas por el conflicto sigue siendo la amenaza más grave para la consolidación de la paz en Colombia».

Asimismo, solicitó tanto al Gobierno como a las FARC que «fomenten el liderazgo de las excombatientes para que puedan participar a nivel social, político y económico», animó al Consejo Nacional de Reintegración a que reactive el trabajo con niños y jóvenes e instó en la creación de un órgano que trate la situación de excombatientes de origen indígena y afrocolombiano.

Por su parte, la canciller colombiana, Claudia Blum, que también participó en la reunión vía telemática, reconoció que su país se «enfrenta a retos enormes debido al COVID-19» e insistió en que a pesar de este contexto, su gobierno «continúa con el firme compromiso de cumplir con los términos del acuerdo de 2016 y no hemos dejado atrás ninguna de sus áreas de trabajo».

Sobre la persecución de los responsables de los asesinatos de 210 excombatientes desde la firma del acuerdo, la canciller apuntó que la justicia ha emitido 198 órdenes de detención.

El pasado 7 de julio, el secretario general de la ONU, António Guterres publicó su informe anual sobre la situación en Colombia, en el que advirtió de que grupos armados ilegales y organizaciones criminales están aprovechando la pandemia del coronavirus para ganar terreno y volvió a denunciar los continuos asesinatos de líderes civiles y exguerrilleros que se registran en el país.