Una operación militar contra una estructura de disidencias de las extintas FARC dejó dos personas capturadas, tres que han decidido someterse a la justicia y dos muertos, según información del Ejército colombiano.

Se trata de una operación contra alias “James”, un cabecilla del Frente Carlos Patiño, que actúa en el Cauca (suroeste) y responde ante el Estado Central Mayor de disidencias de las FARC liderado por “Iván Mordisco” organizado por inteligencia, tropas del Ejército y la Fiscalía.

También puedes leer: Contraloría pide cumplir con reconstrucción de San Andrés ante temporada de huracanes

“James” fue interceptado junto a su compañera sentimental en una carretera, y detenido, en un principio, por el porte ilegal de armas, mientras continúan las investigaciones judiciales.

“Este sujeto había sido enviado a los municipios de La Sierra, Rosas, entre otros, para adelantar acciones criminales y de esta forma expandir” este frente, según un comunicado del Ejército, que lo acusa de ser el presunto responsable de los homicidios ocurridos recientemente en estos municipios del Cauca.

Después de esta detención, se realizó un registro a un establecimiento comercial donde se hospedaba el detenido, donde encontraron a tres integrantes más de la estructura, que decidieron someterse a la justicia.

También puedes leer: Video sensible: Extraña reacción de sujeto tras hallar el cuerpo del pequeño Maximiliano Tabares

Sin embargo, otra parte del grupo empezó un combate contra las tropas que dejaron “como resultado la muerte en desarrollo de operaciones militares de dos de ellos”.

El Ejército cree que este núcleo podría estar sometiendo a desplazamiento forzado, homicidios selectivos y confinamiento a estos municipios.

El Estado Mayor Central, liderado por Néstor Gregorio Vera Fernández, conocido como “Iván Mordisco” o “Iván Losada”, a quien el anterior Gobierno de Iván Duque dio por muerto en un operativo militar pero no lo está, ha mostrado su voluntad de comenzar diálogos con el nuevo Ejecutivo con el fin de llegar a la “paz total”.

Para ello, a finales de septiembre, habrían ordenado “evitar al máximo enfrentamientos con la fuerza pública”, en un primer movimiento para lograr junto al Gobierno colombiano “un cese al fuego bilateral”.