En un trabajo conjunto de la Dirección de Tránsito y Transporte de la Policía Nacional (DITRA) y la Superintendencia de Transporte se adelantan operativos en todo el país para identificar la prestación de transporte público ilegal en vehículos particulares, esto con el firme propósito de proteger la seguridad, vida e integridad de los usuarios.

Como resultado de esta cooperación institucional, por primera vez en la historia la Superintendencia de Transporte le formuló cargos a cinco personas que conducían vehículos de servicio particular para un servicio diferente de aquel que fue autorizado, violando así la ley de transporte.

Los sujetos identificados operaban en diferentes partes del país como Aguachica, Cartagena, Ciénaga, Carmen de Bolívar, Santa Marta, y Riohacha, incurriendo presuntamente en lo que se conoce como “piratería” terrestre.

De encontrarse responsables, los cinco investigados podrán enfrentarse a órdenes administrativas y, en caso de incumplirlas, a multas de hasta setecientos (700) smmlv. 

“Con todo el componente logístico y humano, con más de 7 mil hombres y mujeres a lo largo y ancho del territorio nacional, se ha venido controlando permanentemente las salidas e ingresos a las ciudades capitales, cuyo único fin primordial es evitar la propagación del COVID-19, durante el inicio del aislamiento preventivo obligatorio”, afirmó el director de la Dirección de Tránsito y Transporte de la Policía Nacional, general Carlos Ernesto Rodríguez.

Además, se han realizado 8.328 comparendos e inmovilizaciones por conducir un vehículo que, sin la debida autorización, se destine a un servicio diferente de aquel para el cual tiene licencia de tránsito.