La secta religiosa Cueva de Adulam confiaba en que un joven venezolano de 20 años resucitaría y tras 10 días de honras fúnebres, las autoridades caleñas ordenaron su disposición final por representar un riesgo de salubridad.

Nelson Sinisterra, secretario de Salud de Cali, indicó que «después de hacer acuerdos con ellos, no acceden a enterrar el cuerpo, estamos teniendo quejas de la comunidad y el cuerpo fue preparado para 48 horas y ya lleva 10 días»

Mientras tanto, la familia y secta religiosa insiste en la resurrección.

«Qué van atender a la razón humana o a la obediencia a Dios, eso nos puso a pensar», afirmó Julio Blanco, papá del difunto

Y durante este tiempo la comunidad del sector permanece aterrada con la situación.

«Que lo entierren porque la gente ya no duerme de estar pendiente de eso», sostuvo Héctor Ruiz, habitante del sector.

Luis Fernando Achurri, habitante del sector, manifestó que están «muy preocupados en el barrio porque son muchos días y nada que lo sacan a dar una cristiana sepultura. Creo que de ahí no se va a levantar, se les va a parar el corazón a ellos viendo que no se para».

Publicidad

El difunto llevaba dos años en Cali, tenía 20 años y falleció luego de un atentado sicarial.