Desde enero del año pasado se han detectado más de 14 mil casos de presuntos abusos, relacionados con obstáculos para la prestación de servicios urgentes presentados por afiliados a seis EPS.

El reporte entregado por la Superintendencia Nacional de Salud indica que se trata de «peticiones, quejas y reclamos que tienen desde enero de 2019, relacionadas con la autorización y entrega de medicamentos, la prestación de todo tipo de servicios y los tratamientos a pacientes de alto costo» .

Las EPS implicadas son Medimás, Coomeva, Savia Salud, Comparta, Ambuq y Convida. La Supersalud les ordenó resolver de manera inmediata los casos.

Publicidad

Según un comunicado oficial, la entidad «de vigilancia del sector salud obligó a estas EPS a que remitan un plan completo que evidencie el cumplimiento de las órdenes y a demostrar los resultados efectivos que garanticen de manera inmediata la respuesta a los casos».

Asimismo, «la Superintendencia Nacional de Salud ordenó medidas cautelares de cesación provisional contra las mencionadas EPS.

Lo más preocupante es que muchas de ellas se clasifican dentro de la categoría de “riesgo de vida”, es decir que requieren de atención inmediata, no mayor a dos días hábiles, según la Supersalud.

Mediante resoluciones 002018, 002019, 002023, 002024, 002025 y 002048 de abril de  2020, la Supersalud busca con estas “medidas cautelares de cesación provisional” que las EPS eliminen las barreras administrativas que han obstaculizado o negado el acceso a sus afiliados, incluso a servicios básicos como la programación de citas médicas, la autorización de procedimientos o la entrega de tecnologías de salud.