Al percatarse que cientos de los exhumados en cementerios de los llanos no eran reclamados por sus familiares, una organización resolvió ayudarle a la Fiscalía a conectarse con las familias de ellos.