Representantes de las organizaciones sociales entregaron a Pablo Beltrán y al presidente Juan Manuel Santos, un documento de siete puntos, con propuestas concretas para avanzar en la concertación de un nuevo diálogo formal en Quito.

Marilén Serna, vocera del Congreso de los Pueblos pidió “ser escuchados, que no se afecte a la población, que se avance en la discusión de la agenda y que esto se haga como lo hemos planteado; alrededor del acuerdo del 360 de marzo del 2016”.

Manifestaron además su preocupación por el recrudecimiento de la violencia que se ha desatado a lo largo y ancho del país.

Diana Sánchez, directora de la Asociación Minga sostuvo que se “mataron a varios líderes sociales este fin de semana en Colombia y por supuesto que esto se siente muy fuerte y lo vamos a seguir sintiendo. Lo que buscamos con toda sinceridad, honestidad y de manera genuina es que se reinicien los diálogos para evitar más vidas humanas perdidas en este país”.

Tras las consultas habría un nuevo pronunciamiento oficial en las próximas horas. El llamado equipo civil de paz ratificó su compromiso de respaldar una solución negociada del conflicto.