Por primera vez una colombiana recibe el premio ambiental Goldman, un reconocimiento internacional que resalta la labor de quienes defienden la naturaleza. Francia Márquez lucha desde hace 15 años por preservar el entorno.

Es la primera vez que un representante de América del Sur se hace acreedor de este premio, que desde 1990 entrega la fundación Goldman, a la labor de los defensores del medio ambiente a nivel global.

En su discurso, Márquez describió la crianza que recibió basada en los valores de solidaridad y respeto.

Se nos enseña que la dignidad no tiene precio, que resistir no es aguantar a amar y valorar el territorio como espacio de vida, a luchar por este, incluso poniendo en riesgo nuestra propia vida

sostuvo.

A la líder le resaltaron la lucha por detener las actividades mineras en el Cauca, así como evitar con su trabajo la contaminación de ríos con mercurio. Su aporte también fue fundamental en la negociación de los acuerdos de paz con La Habana.