El hambre, la sed y la falta de atención en salud siguen cobrando vidas en La Guajira. En las ultimas horas dos menores wayuu murieron en sus comunidades indígenas en Uribia y Manure por desnutrición.

Los líderes apuntan a que hace falta mayor presencia del Estado en esta crisis que califican como la peor en su historia.

Javier Rojas, líder indígena de la región sostuvo, que “uno falleció en Manaure en un centro asistencial por el alto grado desnutrición que traía el niño y el otro falleció en ranchería, simplemente porque la familia no tuvo la forma de trasladar al menor al centro de atención”.

“Y seguirán muriendo con todo el dolor que nos causa reconocer este tema porque los niños de que mueren; de hambre”, dijo Hidaura Barliza, líder indígena.

El defensor del Pueblo, Carlos Negret, se mostró preocupado por los casos de muertes de niños por desnutrición registrados en los primeros tres meses del presente año, incluidos estos dos casos de las últimas horas.

«En lo corrido del presente año, hasta el 25 de marzo, se han reportado 16 muertes por diagnósticos de desnutrición y otras causas asociadas. Si la tendencia es ella, tendremos en  La Guajira, 34 niños muertos por desnutrición y causas asociadas», explicó Negret.

El defensor añadió que pese a las acciones de Gobierno nacional, aun no se cumplen las medias cautelares de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, ni otras sentencias judiciales a favor del pueblo wayuu.

Publicidad

Según cifras del Dane, entre 2012 a 2016 murieron 244 niños por este flagelo.