A un padre y a una madrastra les fueron imputados los delitos de tortura y homicidio agravado al hallarlos presuntos responsables de la muerte de un niño de 13 años que tenían bajo su custodia en Santa Marta (Magdalena).

Los procesados, que deberán pagar una pena carcelaria, no aceptaron los cargos pese a que la Fiscalía recolectó un abundante material de prueba en contra de ellos y que determinaría su actuación en el deceso del adolescente, que se dio el pasado 23 de octubre en el barrio Cardonales, de la localidad Gaira.

Una fiscal de la seccional Magdalena determinó que la madrastra del pequeño entregó como testificación una llamada que le había hecho a un vecino, donde le contó que el menor había fallecido tras caerse de la cama.

También puedes leer: Cárcel para los seis detenidos señalados de desaparición de Maximiliano Tabares

Sin embargo, el dictamen de los médicos forenses determinó que el niño contaba con un cuadro de desnutrición severa, una contusión en el cráneo, hematomas en brazos y cuello, y heridas con arma cortopunzante. 

Los elementos probatorios darían cuenta que el menor era maltratado por sus cuidadores.

Por otro lado, se maneja la hipótesis de que la madrastra contactaba a otros niños y adolescentes, y los invitaba a la casa para que golpearan a su
hijastro. Inclusive, varias de las agresiones habían sido filmadas por la mujer.

Entre tanto, se conoció que el padre cuenta con anotaciones judiciales por violencia intrafamiliar, falsedad en documento público y calumnia.