En aras de garantizar los derechos de los menores de edad, que son hijos de padres separados, en medio de la cuarentena nacional por la emergencia del Covid 19, el Instituto Colombiano de Bienestar familiar informó cómo opera la asistencia a los niños y las normas que garantizan el derecho a visitar a los hijos.

A través de un comunicado el ICBF señaló que dentro de las excepciones a la cuarentena, está la que “permite la circulación de las personas que realicen actividades de asistencia y cuidado de niños, niñas y adolescentes”.

La entidad señaló que la situación de emergencia no implica el abandono de los menores, ni justifica separarlos de sus padres. En ese sentido, el comunicado señala que “los derechos de custodia y visitas son de carácter constitucional y se derivan de la patria potestad. Tienen como fin garantizarle al niño, niña o adolescente su derecho a tener una familia y a no ser separado de ella, por lo que no pueden incumplirse en situaciones de emergencia”.

No obstante, la entidad llama la atención sobre los cuidados que se deben tener para evitar el contagio del coronavirus a los niños y las precauciones para protegerlos de la epidemia.

Es así como el ICBF advierte que “teniendo en cuenta que impedir el contacto entre los niños, niñas y adolescentes y sus progenitores generaría una afectación a los derechos mencionados, es posible realizar desplazamientos para cumplir con el régimen de custodia compartida o visitas establecido, siempre y cuando se garanticen las medidas de prevención que disminuyan el riesgo de contagio para los menores de edad y sus progenitores”.

La entidad precisa que los padres que se movilicen para visitar a sus hijos “deberán contar con cualquiera de los documentos en los que conste la respectiva regulación: acta de conciliación, escritura pública, resolución administrativa o sentencia judicial; a fin de evitar cualquier tipo de sanciones por parte de las autoridades competentes”.

Así mismo, el ICBF estableció que “los niños, niñas y adolescentes sólo se pueden trasladar de la casa de uno de sus progenitores hacia la otra. Son los padres y madres quienes deben conservar las medidas de cuidado de los niños como: el uso de tapabocas y guantes, asegurarse que cuando su hijo o hija se encuentre en su vivienda, las personas con quienes convive no presenten sintomatología asociada al virus, síntomas de gripa o tengan contacto con personas que hayan viajado recientemente al exterior”.

Finalmente señala el Bienestar Familiar que “en caso de que los progenitores no puedan cumplir con el régimen de custodia compartida o visitas, debido a que las circunstancias no lo permiten, se debe recurrir a los medios tecnológicos y virtuales disponibles, mediante los cuales se garanticen los encuentros con el niño, niña o adolescente”.