El partido político FARC denunció el asesinato de un exguerrillero y un hijastro de un desmovilizado, quienes fueron atacados a tiros en un barrio de Quibdó (Chocó).

El partido de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) manifestó a través de un comunicado que en el atentado también resultó herido otro desmovilizado que estaba de visita en Quibdó.

«Son ya tres los excombatientes asesinados por las fuerzas enemigas del proceso de paz, varios los heridos y múltiples los amenazados en la ciudad de Quibdó en el último semestre», indica un aparte de la información.

Ante el continuo asesinato de desmovilizados luego de la firma del acuerdo de paz, en noviembre de 2016, el partido FARC pidió a la Misión de Verificación de la ONU que «tome nota de lo sucedido y escale dichas reclamaciones nuestras al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas».

Según cifras de la ONU, 173 exguerrilleros fueron asesinados desde la firma del acuerdo de paz hasta diciembre de 2019.

Frente a los asesinatos ocurridos en Chocó, la FARC asegura que esa «trágica dinámica imposibilita el avance de procesos de construcción de paz en el territorio y llena de miedo y desesperanza a la familia FARC y a la sociedad en su conjunto».

El movimiento político solicitó al Gobierno del presidente de la República, Iván Duque Márquez, que «tome las medidas pertinentes para que se pare la sistemática ola de asesinatos contra los excombatientes de la extinta FARC-EP y adelante las investigaciones respectivas para esclarecer estos lamentables asesinatos».

Al mismo tiempo solicitó que, «acelere la implementación del acuerdo final pactado para desmontar las causas que originaron el conflicto armado, entre ellas la pobreza, generadora de la violencia que se lleva la vida de nuestros compañeros y de los líderes sociales».