A pocos meses de iniciarse la campaña electoral, los partidos políticos se dividen por las aspiraciones personales de sus dirigentes.

La situación es tal que hace pocos días se realizó una comida entre más de 20 liberales para apoyar supuestamente a Simón Gaviria, pero como fórmula del candidato de otro partido.