Aún no paran las voces de rechazo en el municipio de Fundación, Magdalena, ante la trágica desaparición de la menor de nueve años de edad, identificada como Genesis Rúa Vizcaíno, quien fue asesinada y posteriormente incinerada en un parqueadero del barrio El Porvenir. La menor estudiaba en frente del lugar en donde cegaron su vida.

Esta mañana, la madre de Génesis decidió llorar a su hija no en su casa, sino en el colegio en donde cursaba tercer grado. Con muchas preguntas y pocas respuestas hoy siente que no sólo le apagaron la luz de uno de sus tesoros, sino que se fue una amante del fútbol.

“Sacaba el balón y decía vamos a jugar fútbol con todos los de por aquí. La única era ella la que jugaba, porqué le gustaba mucho el fútbol”, contó la madre de la menor.

Génesis supo ganarse  el cariño no sólo de los suyos, sino también de los vecinos de su sector, y hoy es recordada como muy buena alumna.

Emerita Troncoso, una tía de la menor, dijo que era “una niña muy excelente, una niña muy servicial”.

Los familiares se enteraron de la terrible noticia porqué en el barrio se decía que Adolfo Arrieta García estaba incinerado el cuerpo de un adulto, pero como si fuera una corazonada del destino, en el camino advirtieron que la menor que siempre andaba por estas calles destapadas no estaba con ellos.

Jessica Barranco, otra familiar de la menor, afirmó que buscan “justicia y no es como él dice que era una venganza, o que nos diga en qué”.

Publicidad

Además de la consternación por este hecho, la comunidad a través de firmas manifiestan su indignación por las declaraciones del victimario.

Alba Orozco, coordinadora de la mesa de víctimas de Fundación, pidió que el señor “que cometió lo que cometió, no consiga ningún tipo de beneficio y que no se siga expresando de la manera que lo están haciendo, que el piensa que lo que asesino fue un perro”.

Al presunto homicida, la Fiscalía lo acusa de feminicidio agravado, por lo que si Arrieta García acepta los cargos, tendría que pagar una condena de 45 años.

Por su parte, el presidente Iván Duque se pronunció sobre el hecho y “como colombiano y padre de familia” repudió el “cruel asesinato de la menor”.

Los familiares indicaron que el cuerpo de la menor será entregado la próxima semana. Entre tanto, a las 8 a.m. se inicia una caminata pacífica en rechazo a este hecho, que saldrá desde en la plaza del barrio Siete de Agosto.