Según Fecode, por estos días, más de 2’300.000 niños no están estudiando por falta de conectividad.

Los padres de familia reclaman a los colegios que bajen sus costos teniendo en cuenta que sus hijos ahora estudian a distancia.

«Los descuentos que nos hacen a nosotros como padres de familia se limitan exclusivamente a reducir lo que corresponde a alimentación y transporte cuando a nuestro juicio debería reducirse un poco más», dijo Ricardo Ladino, padre de familia.

El gremio del magisterio reconoce que hay dificultades.

«Tenemos problemas con el tema de conectividad, con el tema de elementos de cómputo, de materiales pedagógicos y académicos», aseguró Nelson Alarcón, presidente de Fecode.

Tras mes y medio de educación virtual, los colegios también admiten que hay problemas para enseñarles, especialmente a los niños más pequeños.