Desde la escena donde Juliana Giraldo perdió la vida por un disparo de fusil, su esposo Francisco dijo que fueron varios los impactos directos contra el vehículo y descarta que la muerte de su compañera sea producto de un accidente.

Invadido por el dolor y desconcierto por la muerte de su compañera sentimental, Francisco aseguró que el deceso de Juliana Giraldo no es por un disparo que rebotó en el piso, como lo indica la versión de algunos militares.

La verdad habrán rebotado muchas, porque claramente se ve en el parabrisas que penetra el parabrisas y entran varios tiros por el parabrisas y salen por el capó, otros dañan las llantas, entonces las balas habrán rebotado, sí, claro, algunas rebotaron y otras penetraron”, asegura.

Francisco dice que con ese disparo se llevaron la mitad del corazón, la vida de una mujer que un día conoció en Cali hace tres años.

Nunca más conoceré una persona que llene tanto como lo hacía ella, jamás en mi vida, nunca, se me llevaron la mitad de mi vida, se me llevaron mi felicidad”, afirma.

En casa de Francisco y Juliana quedan restos de los sueños de una pareja trabajadora que administraba un parqueadero, criaba pollos para la venta y adecuaba un local para montar una sala de belleza, donde aún está presente el recuerdo de Juliana.

Publicidad

Teníamos expectativas de vida, tenía muchas ella, teníamos muchos proyectos a medio, corto y largo plazo, queríamos hacer empresa, estábamos haciendo cosas grandes para los dos”, reiteró el esposo de Juliana Giraldo.

Francisco pidió a los colombianos no generar más violencia a partir de la muerte de su compañera y en un gesto de humildad indicó que perdona al soldado que disparó.

Claro, yo los perdono, perdono al Ejército Nacional y perdono al soldado, cometió un error como cualquier persona”.

Francisco Larrañaga le contó a la Fiscalía, uno a uno los hechos ocurridos en la vereda Guatemala para que sea la justicia quien defina el grado de responsabilidad del militar que accionó su arma.