La Policía Antinarcóticos encontró, gracias al olfato de un canino, llamado Orión, dos toneladas de cocaína camufladas en guacales de madera que contenían resmas de papel periódico en la terminal de carga de Santa Marta; la carga iba dirigida a México. 

“La Policía Nacional a través de la Policía Antinarcóticos efectuó precisamente una operación en los terminales de carga de Santa Marta, donde, a través de una actuación de nuestras unidades de control, se puede detectar un alijo de droga que iba para México, concretamente al puerto de Veracruz”, indicó el general Jorge Hernando Nieto, director de la Policía Nacional.

Agregó que la carga tenía exactamente «dos toneladas y 80 kilos de cocaína». 

En principio el escáner no evidenció ninguna imagen irregular que condujera a pensar en el contenido de la mercancía, sin embargo, el olfato de Orión detectó el olor inusual.

Las autoridades investigan a quién pertenece la droga, la cual, costaría en el mercado negro aproximadamente 10.000 millones de pesos.