Calos Parra, director del Instituto Nacional para ciegos (INCI), manifiesta preocupación por la integridad y la vida de los casi dos millones de personas invidentes que existen en Colombia y sus familias, a propósito de los criterios para otorgar un respirador a un paciente con COVID-19.

Vea la nota completa en video