Los pescadores aseguran que el agua liberada para la generación de electricidad en la represa de El Quimbo ha bajado con tan poco oxígeno que donde atrapaban toneladas de pesca, hoy apenas están capturando pececitos.