La espada del Libertador Simón Bolívar, que la guerrilla del M-19 robó como su primer acto simbólico y entregó cuando se desmovilizó, no estará presente durante la investidura del presidente electo, Gustavo Petro, por “falta de voluntad” y capricho del presidente saliente Iván Duque.

“Estamos sorprendidos con la actitud caprichosa y la falta de voluntad del presidente Duque ante la negativa de prestar la espada de Bolívar para que acompañe el acto protocolario de la transición de mando del presidente electo Gustavo Petro”, dijo a Efe la coordinadora de comunicaciones del acto, Marisol Rojas.

Lea más: Continúa la violencia en Colombia: Asesinan a tres jóvenes en El Tambo, Cauca

La espada de Bolívar, que robó la guerrilla que Petro integró en su juventud, era uno de los grandes símbolos con los que el nuevo presidente contaba durante su acto, así como la “Paloma de la Paz”, elaborada por Fernando Botero tras la firma del acuerdo de paz con las FARC, con la que tampoco podrá contar.

La funcionaria explicó que para que estos dos símbolos estuvieran en la ceremonia “se hicieron todos los trámites requeridos, se habló en el Ministerio de Cultura, en el Museo Nacional y con la Quinta de San Pedro Alejandrino”.

Lea también: Gustavo Petro designa a Catalina Velasco como y a Néstor Osuna como MinJusticia

El Gobierno de Duque exigió pólizas, que se cumplieron, pero “ayer (sábado) a última hora al finalizar la tarde el presidente Duque dio la orden de que la espada de Bolívar no sale”.

“Es capricho, no hay voluntad, no quiere prestar la espada”, insistió Rojas, que remarcó que “también le impiden a la ‘Paloma de la Paz’, del maestro Fernando Botero, de entrar a la Casa de Nariño”.

Podría leer: Álvaro Uribe agradece y destaca seis aciertos de Duque durante su Gobierno

La “Paloma de la Paz” es una escultura de 70 centímetros de alto hecha en bronce y pintada de blanco. Estuvo en la Casa de Nariño dos años y en 2018 fue trasladada al Museo Nacional, lugar en el que se puede ver actualmente.