Empresarios de turismo en el municipio de Calima, El Darién del Valle, claman por una apertura teniendo en cuenta que este municipio solo ha tenido un caso positivo durante la pandemia.

Son más de 200 comerciantes que se encuentran afectados por el cierre permanente del municipio y dicen no resistir un día más con sus negocios cerrados.

«Las barricadas ya fueron instaladas hace cinco meses, son ilegales porque no hay autoridad policial, de tránsito o de salud, no hemos podido ingresar ni ingresando a la página de la alcaldía que emite un pasaporte», indicó Rocío Ruíz, comerciante afectada

Las pérdidas superan los 500 millones de pesos y rechazan la exigencia de la alcaldía sobre capacitaciones y entrega de documentos para poder reactivar su economía.

Según el alcalde, las barricadas que impiden el acceso a esta zona turística del departamento serán retiradas desde el 1 de septiembre.

Publicidad

La administración también aseguró que las restricciones como el toque de queda y la ley seca serán suspendidas durante el aislamiento selectivo.