¡El pueblo no se rinde carajo! Esta fue la frase elegida por un grupo de jóvenes entre barristas y artistas urbanos para pintar un gigantesco graffiti en el deprimido de San Juan, en Medellín.

En ese mismo lugar habían pintado uno similar hace una semana, pero fue borrado por el Ejército.

 

Podría leer: Ocupación UCI en Medellín se mantiene en 98 %

;

 

Aunque algunos ciudadanos resaltaron la labor, otros opinaron que no era importante.

“Son mordaces, pero no se necesita tanto escándalo, ni dañar el paisaje”, indicó Arístides Mosquera, habitante de Medellín.

Este es uno de los múltiples graffitis que manifestantes plasmarán en diferentes puntos de la ciudad como parte del paro nacional.