Decenas de vendedores informales del mirador de Loreto, en las afueras de Medellín, vieron cómo fueron derribados uno a uno los locales comerciales de comidas rápidas que ocuparon durante más de 20 años.

 “Llegaron sin previo aviso tumbando todo, incluso los antimotines se llevaron un compañero”, afirmó Diana Patricia Pulgarín, una vendedora afectada.

Con presencia del Escuadrón móvil Antidisturbios para evitar desmanes, los establecimientos fueron demolidos debido a que no cumplían con las normas legales requeridas de sismo resistencia y estaban expuestas a un alto riesgo.

Los negociantes expresaron sentimientos de rabia e impotencia pues de estos locales dependía su sustento.

Ante la orden de demolición del Dagrd y la Secretaría de Seguridad de Medellín, la alcaldía ofrecerá un apoyo a los comerciantes ambulantes afectados.