Hay controversia en una institución educativa de Medellín, que realizó una consulta con el fin de definir los uniformes que usarán los estudiantes y los protocolos para la comunidad Lgtbi y minorías.

El detonante se dio en el año 2013 cuando Kim Zuluaga, una estudiante trasngénero que cursaba noveno grado, en la institución educativa INEM José Félix de Restrepo, ganó una tutela para poder usar el uniforme femenino de falda conocido como Jumper, por lo que una sentencia de la Corte Constitucional ordenó al Ministerio de Educación la reforma en colegios.

 “Nos vimos avocados a hacer unos cambios, el Ministerio de Educación solicitó que hiciéramos unas reformas a los manuales a fin que las minorías, bien sea religiosas o Lgtbi, pudieran ingresar a la institución educativa sin ningún inconveniente con su identidad de género”, afirmó Fernando Carvajal, rector del INEM.

Tras la orden, la institución educativa realizó una consulta entre la comunidad educativa en 2016 y se determinó que hombres y mujeres usarían jean y camiseta, por lo que se eliminó la falda.

Sin embargo, hace una semana se realizó una nueva consulta que revivió la polémica, pues la mayoría votó para que volviera el Jumper y que incluso pueda ser usado por estudiantes de sexo masculino.

“El consejo directivo, por intermedio de un padre de familia y otros miembros, solicitaron que por favor se revisara esa situación porque había muchos padres que querían mantener el Jumper, que había sido tradición”, sostuvo Carvajal.

De 7000 votos, 5000 dijeron que sí, por lo que los estudiantes Lgtbi o de minorías hombres, que soliciten usar uniforme Jumper, o las mujeres el de jean, deberán cumplir con el protocolo que es el conocimiento y autorización de padres de familia.