La Comisión de Regulación de Comunicaciones propone que los usuarios puedan financiar sus equipos y que en “ningún caso el operador puede condicionar la celebración del contrato de prestación de servicios a la venta de equipos terminales móviles, salvo que se trate de equipos que cuenten con tecnología 4G o alguna superior”, lo que ha generado polémica.

Germán Arias, director ejecutivo de la CRC, manifestó que “las cláusulas permanecen prohibidas por la CRC desde hace muchos años, lo que se está haciendo es permitiendo que el operador pueda vender teléfonos más barato si le compra un plan de datos”.

Asomovil, que agremia a Claro, Movistar y Tigo, apoya el proyecto, así lo indicó su presidente Nancy Patricia Gutiérrez “hay que mantener dos principios, la libertad del usuario para escoger el teléfono donde lo quiera comprar y segundo bajo ninguna circunstancia el usuario debe estar atado a la permanencia en su empresa prestadora del servicio”.

Por su parte, el representante a la Cámara, David Barguil, aseguró que la forma en la que está redactado este artículo se presta para confusiones que pueden dar para que los operadores revivan las cláusulas de permanencia, “modifiquemos el texto, cambiemos esa redacción ambigua para que no se abra la puerta para volver cláusulas de permanencia”.

A su turno, el presidente de Avantel, Ignacio Román, también manifestó su desacuerdo con el proyecto: “no hay un problema y por lo tanto la CRC no debe regular donde no hay un problema, segundo el problema no tiene nada que ver con los terminales ni con 4G y tercero esto no es beneficioso para los clientes”.