Un total de 53 personas que conformaban siete organizaciones delictivas fueron capturadas en distintos operativos en Cali.

A los detenidos se les acusa de delitos como concierto para delinquir, homicidio agravado, secuestro, narcotráfico, tráfico y fabricación de estupefacientes y uso de menores para la comisión de delitos.

Una de las bandas vendía estupefacientes en diferentes lugares del país, suministrando sustancias, como marihuana, a grupos delincuenciales más pequeños encargados de la comercialización en Antioquia, Risaralda, Valle del Cauca y Cauca.

Asimismo fue desarticulada una banda dedicada al secuestro y otra que sería la responsable de robar por medios cibernéticos la suma de $400 millones.