La Policía Metropolitana de Barranquilla intervino 1.457 fiestas clandestinas por violar las medidas sanitarias adoptadas por las autoridades. De estas, 610 fueron en Barranquilla y 847 en municipios del Área Metropolitana.

“La Policía Nacional tuvo la necesidad de intervenir casi 1.500 reuniones familiares, fiestas. 618 riñas que se presentaron alrededor de las mismas. Más de 10 mil llamadas de los ciudadanos informando sobre estos eventos que alteraban la convivencia ciudadana”, dijo el general Diego Rosero, comandante de la Policía Metropolitana de esta ciudad.

Los eventos más grandes fueron dos fiestas clandestinas en Salgar y Sabanilla en las que estaban 130 personas y se impusieron 50 comparendos. 

“La aplicación de 618 comparendos, trasladando más de 170 personas a la UCJ. Es un resumen de lo que fueron unas actividades de indisciplina social que se presentaron. Hago un llamado a toda la comunidad en Barranquilla y los municipios que hacen parte del Área Metropolitana a tomar conciencia”, destacó el general.

Lo grave de este asunto es que en los municipios del Área Metropolitana regía el toque de queda y ley seca entre las siete de la noche y las cinco de la mañana.