En horas de la mañana de este martes, un francotirador asesinó al policía James Antonio Morales en el corregimiento de Petrolea en Tibú, Norte de Santander.

Según personas que se encontraban en el lugar, el patrullero se dirigía a abrir el portón de la subestación para el ingreso de uno de sus compañeros. Fue en ese momento en el que recibió el disparo mortal a la altura del pecho.

Lea también: Murió la patrullera Luisa Fernanda Zuleta, tras ataque en Yarumal, Antioquia

Desde que el Gobierno extraditó al máximo líder del Clan del Golfo, Dairo Antonio Úsuga, alias “Otoniel”, el pasado mes de mayo, este grupo empezó una campaña de retaliación.

Esa campaña incluyó una semana de paro armado que puso en jaque el norte y noroeste del país y un “plan pistola” contra la Policía y el Ejército, que afecta especialmente al departamento de Antioquia.