La Dirección de Investigación Criminal e Interpol de la Policía (Dijín) informó este martes que incautó más de 1,5 toneladas de cocaína y capturaron a tres personas en inmediaciones de la isla Malpelo, ubicada en el océano Pacífico y cerca de la frontera con Ecuador.

A través de una operación coordinada con la Fiscalía, el Buró Federal de Investigación (FBI) y la Armada Nacional de Ecuador, la Policía halló el alijo en una lancha rápida que transitaba aguas internacionales en el océano Pacífico y estaba a 130 millas náuticas del noroeste de la Isla de Malpelo.

La Dijín detalló que la droga estaba distribuida en 62 costales negros que «contenían una sustancia comprimida en bloques rectangulares envueltos en plástico, y al realizar la Prueba de Identificación Preliminar Homologada (PIPH), se determinó que era clorhidrato de cocaína».

Según la investigación de las autoridades, la cocaína incautada era de una banda criminal trasnacional que se dedica «al transporte de estupefacientes a través de lanchas ‘go fast’ o embarcaciones semisumergibles» que llevan la droga a Centroamérica para ser transportada desde allí a Estados Unidos.

Los tres detenidos (todos colombianos), fueron puestos a disposición de las autoridades competentes por el delito de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes.

En una segunda operación conjunta, la Dijín, en coordinación con la DEA, incautó 256 kilos de cocaína en Barranquilla (Atlántico), que eran transportados en un camión.

«Según la investigación, el estupefaciente pertenecía a una organización que delinque en el departamento de Antioquia y Atlántico, que utilizaba la modalidad de vehículos acondicionados para ocultar el alcaloide en la parte interna de las llantas, con el fin de evadir el control de las autoridades», agregó la institución.

Se investiga si esta banda contaba con laboratorios para procesar la cocaína en Barranquilla y en Santa Marta, para luego enviarla en contenedores a países de Centroamérica y a EE. UU.

En esa operación fue capturado un colombiano por el delito de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes.

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc) divulgó el pasado 2 de agosto, un informe según el cual los cultivos de coca se redujeron ligeramente en Colombia en 2018 al pasar de 171.000 hectáreas a 169.000, pero siguen en sus cifras más altas desde que comenzaron las mediciones.

El informe se hizo público semanas después de que la Oficina de Política Nacional para el Control de Drogas de la Casa Blanca (ONDCP) presentara un informe según el cual las hectáreas de coca sembradas en Colombia tuvieron un ligero descenso del 0,5 % en 2018 al pasar de 209.000 a 208.000.