La ministra de Justicia, Gloria María Borrero, anunció que a la Política Integral de Drogas que está construyendo el Gobierno nacional se le están haciendo los últimos ajustes, y que espera que la misma pueda ser presentada en el transcurso de las próximas dos semanas al Consejo Nacional de Estupefacientes para su aprobación.

La jefe de la cartera de Justicia confirmó que continuarán “con la erradicación voluntaria por parte de las familias campesinas que están cumpliendo con el Acuerdo de Paz, pero también seguiremos con la erradicación forzosa”, y añadió que se estudian diferentes opciones en cuanto a productos para fumigar los cultivos ilícitos.

La alta funcionaria advirtió que si el Gobierno decide fumigar, lo hará teniendo en cuenta lo manifestado por la Corte Constitucional en dos sentencias. “No le haremos daño al hombre ni al medio ambiente y aún estamos evaluando con el Ministerio de Defensa el tema de la fumigación con drones”, afirmó.

El anuncio de la ministra tuvo lugar en desarrollo del debate de control político sobre fumigación de cultivos ilícitos con glifosato y del decreto de dosis mínima, que se cumplió en la Comisión Primera de la Cámara de Representantes.

Borrero agregó, que “la política antidrogas estará construida sobre cinco grandes pilares, uno de ellos transversal que atraviesa los otros cuatro y que contempla acciones como la generación de las condiciones territoriales para poder impulsar economías lícitas de carácter rural y urbano. Si no llevamos desarrollo rural a las zonas afectadas por cultivos ilícitos no podremos resolver el problema”, anotó.

Los cuatro pilares de los que habló la jefe de la cartera de Justicia son: reducción del impacto del consumo de drogas, reducción de la disponibilidad de drogas, desarticulación y afectación de las organizaciones criminales y afectación de las economías criminales.