La Procuraduría General de la Nación sancionó con suspensión e inhabilidad especial por ocho meses al exalcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández Suárez, por agresión física y verbal contra el concejal Jhon Jairo Claro Arévalo.

El Ministerio Público señaló que “el exalcalde presentó una desatención de su deber como servidor público, consagrado en el numeral 6 del artículo 34 de la Ley 734 de 2002, de tratar con respeto a toda persona con la que se tenga relación en razón al servicio e incurrió en la prohibición consignada en el numeral 6 del artículo 35 del Código Único Disciplinario al agredir físicamente al concejal”.

La falta fue calificada como grave cometida a título de dolo.

Teniendo en cuenta que Hernández Suárez no se encuentra ejerciendo su cargo, se ordenó realizar la conversión de la suspensión a salarios devengados al momento de la comisión de la falta, tal como lo establece el artículo 56 del Código Disciplinario Único, lo que representa $124.103.040

El fallo de primera instancia podrá ser apelado por el disciplinado.

Publicidad