En Barranquilla por los constantes asaltos se vieron en la necesidad de suspender durante una semana la ruta de un bus urbano que cubría cuatro barrios en el sur oriente de la ciudad.

Los habitantes de los barrios Pasadena, El Ferry y Primero de Mayo, en Soledad, se vieron afectados por la falta de buses que los trasladaban a sus lugares de origen. Los conductores son los más afectados.

Para burlar las cámaras de seguridad instaladas en los buses, los asaltantes utilizan máscaras para ocultar su identidad.

También sus conductores han sido asaltados en otros puntos de la ciudad. Gracias a los videos de seguridad, la Policía trabaja en la captura de los delincuentes.

A pesar de los operativos de la Policía, los conductores y usuarios siguen expuestos al accionar delincuencial en esta ciudad.