Ocho establecimientos nocturnos fueron cerrados en el fin de semana en Barranquilla por violar las normas de bioseguridad.

También fue cerrada una gallera y se desmantelaron 598 fiestas clandestinas.

A través de la Oficina para la Seguridad y Convivencia Ciudadana, La Policía Metropolitana de Barranquilla, el equipo de Patrullas COVID-19, en recorridos por las cinco localidades intervinieron bares, estaderos y billares.

«598 fiestas que fueron intervenidas. Fiestas apagadas por la Policía Nacional. Hay una estrategia junto con la alcaldía, para la prevención del contagio. Fueron muchas las personas que estaban en estas reuniones sin ninguna clase de medida de bioseguridad«, dijo el comandante de la Policía Metropolitana de Barranquilla, el general Diego Rosero Giraldo.

Publicidad

Durante las visitas se aplicaron medidas pedagógicas, se verificó control de aforo y cierres preventivos por el no acatamiento de las normas.

En el suroccidente se descubrió una gallera con más de 120 personas.

«En el barrio Me Quejo, una gallera en donde había una cantidad de personas reunidas. Se trasladaron 90 personas a la UCJ para que estuvieran allí por ese comportamiento que habían tenido en esta gallera ingiriendo bebidas embriagantes, sin ninguna medida de bioseguridad«, señaló el general Rosero.

Igualmente, durante el fin de semana fueron atendidas 467 riñas y se impusieron 586 comparendos a personas que estaban infringiendo el Código Nacional de Policía.