Luego de una intervención la Alcaldía de Cali desalojó este predio que era ocupado por varias familias venezolanas, se había convertido en un punto de vulnerabilidad para la salud y seguridad.

‘’Un espacio que durante muchos meses era invadido por cambuches de población venezolana, 89 familias que equivalen a 238 personas, unas han salido de la ciudad y otras decidieron quedarse en Cali’’, indicó la secretaria de Bienestar Social de Cali, Fabiola Perdomo.

Uno de los desalojados es Herbin Páez, tiene 24 años, lleva un mes caminando y decidió quedarse en Cali para partir en una nueva travesía hacia Ecuador.

‘’Estamos emigrando para conseguir un estilo de vida, no desde dinero sino de algo mejor, para los hijos de uno para la familia’’, aseguró el venezolano Herbin Miguel Páez.

La administración activó una ruta de atención para estas personas y la zona estará vigilada para evitar nuevas invasiones.

Publicidad