La violencia desbordada que se vive en el Catatumbo, hace recordar la época de los paramilitares, los homicidios y los secuestros son el pan de cada día.

Esa violencia generalizada mantiene atemorizado a comerciantes y campesinos, como Ever Caselle quien sostuvo que “en la región son muy pocos los que se atreven hablar por la situación de orden público, y quienes lo hacen piden mayor atención.

El llamado se ha convertido casi que en clamor, el Ministerio Público pide más acción de la fuerza pública para combatir la delincuencia.

En la región del Catatumbo hace presencia el EPL, el ELN y bandas criminales. Por ahora nadie sabe quiénes son los que están asesinando. El silencio es total.

Luis Cárdenas – CM&