En manos de la Corte Suprema de Justicia quedó la petición del magistrado Eduardo Castellanos, quien hace pocos días salió de prisión, y ahora pidió reintegrarse a su cargo en la Sala de Justicia y Paz del Tribunal de Bogotá.

El togado estaba detenido por presuntamente ayudar al narcotraficante Miguel Ángel Mejía, alias ‘Mellizo’ a cambio de millonarias sumas de dinero.

Para la Rama Judicial con el reintegro de este funcionario podría poner en riesgo el proceso.

Castellanos recuperó la libertad el pasado 29 de diciembre, pese a que la Fiscalía lo acusa de pedir dinero al narco, a cambio de entregarle información reservada del proceso judicial que se adelantaba en su contra.