Preocupación por un excesivo incremento en el sobrepeso de todos los colombianos, pero en especial de los menores de primera infancia, expresaron hoy el Instituto de Bienestar Familiar y gremios médicos, durante una audiencia en el Senado de la República

El sobrepeso corporal que cada día están ganando todos los colombianos fue revelado en la Comisión Séptima del Senado, que realizó una audiencia pública para analizar el impacto de la comida chatarra y los azúcares en la salud y tener así elementos de juicio para poder legislar sobre el tema.

 

Le puede interesar: Bogotá entregará a 140.620 hogares pobres nuevo giro de Ingreso Mínimo Garantizado

 

“El caso más crítico es el que tenemos en los niños en edad escolar y en los adolescentes donde presentamos un incremento de un punto porcentual por año. A 2015, la cuarta parte de los niños escolares presentaba exceso de peso y en los adolescentes de 13 a 17 años también se ha mantenido este incremento”, advirtió la directora de Nutrición del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF, Zulma Yanira Fonseca.

Esta afirmación fue complementada por la directora ejecutiva de Red PaPaz, Red de Padres y Madres, Carolina Piñeros.

“La obesidad no solo perjudica la salud, en términos de niñas y niños, sino que limita sus logros educativos, disminuye la productividad en el trabajo al aumentar el ausentismo y reduce la posibilidad de empleo real”.

Vea también: Bogotá llegó al 90 % de ocupación en UCI: alcaldesa urge comité epidemiológico para el domingo

 

El diagnóstico médico sobre los males que traen el sobrepeso y la obesidad para la salud lo presentó el director del Instituto de Medicina, Carlos Jaramillo.

“Con el sobrepeso y la obesidad vienen todas las enfermedades cardiovasculares, todas las trombosis cerebrales, la ansiedad para comer, el síndrome de ovarios poliquísticos, los triglicéridos altos, problemas articulares (…) es algo que se vuelve muchísimo más grande que simplemente tener una talla de pantalón más grande”.

En el debate, los sectores académicos y Red Papaz insistieron en la necesidad de demostrar, de manera clara y visible, los componentes de los productos alimenticios, sobre todo los procesados y ultraprocesados para evitar la publicidad engañosa en la comercialización y venta de productos dañinos para la salud.