El Gobierno nacional presentó este lunes el proyecto «Bolsa de semillas para la paz», una herramienta para avanzar en la transformación del campo que beneficiará a 5.000 familias que se acogieron al programa integral de sustitución de cultivos ilícitos de coca.

El Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de uso ilícito (PNIS) es un iniciativa con la que el Gobierno busca resolver el fenómeno de las drogas ilícitas de la mano con las comunidades y que hace parte del acuerdo de paz firmado por el Gobierno y la Farc, ahora convertida en partido político.

El plan demandará inversiones de 9.800 millones de pesos (unos 3,4 dólares) en su primera fase y beneficiará a quienes hayan suscrito acuerdos con PNIS.

El Alto Consejero para el Posconflicto, Rafael Pardo, aseguró a través de un comunicado que el proyecto,«es un avance fundamental para más de 5.000 familias que ya dieron el paso de acabar con la hoja de hoja de coca y dar comienzo a una etapa que tiene como fin consolidar cultivos alternativos que le generarán un nuevo escenario a sus vidas».

Agregó que es una propuesta que mejorará las condiciones de las comunidades que van a desarrollar proyectos agrícolas para ingresar a las economías legales luego de sustituir cultivos ilícitos.

Según la iniciativa, se genera un inventario de semillas de alta calidad de especies agrícolas y se ofrecerán cursos de actualización tecnológica a los productores, como soporte a la sostenibilidad de los proyectos productivos.

Rafael Pardo detalló que el programa también tiene una etapa de apoyo en comercialización, coordinada por la Alta Consejería para el Posconflicto, los ministerios de Agricultura y Comercio y la Corporación Colombia Internacional.

La Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Corpoica), agrega que entregará a los campesinos 60 toneladas de semillas de maíz; 40 de fríjol; 14 de arroz y 100.000 árboles forestales.

También serán 450.000 plantas de caña panelera; 70.000 árboles de guayaba; 50.000 árboles de aguacate; 100.000 plantas de piña; 350.000 árboles de cacao para Tumaco, además de plátano y yuca.

De acuerdo con el informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), los cultivos ilícitos en Colombia crecieron en 2016 hasta las 146.000 hectáreas, lo que supone un aumento del 52 % en un año, y un regreso a los niveles de 2001.