El arzobispo de Villavicencio y presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, monseñor Óscar Urbina, está internado en una unidad de cuidados intermedios por problemas respiratorios causados por su contagio de COVID-19.

Así lo acaba de confirmar la propia Conferencia Episcopal mediante un comunicado de prensa en el cual pide por la salud del obispo.