El ingeniero Jorge Orlando Navarrete duerme en la cárcel de Picaleña, en Ibagué, a la que lo envió un juez luego de su captura en la investigación por el fraude que dejó a Ibagué sin escenarios deportivos.