En el marco de la campaña ‘Ayudar Nos Hace Bien’, la primera dama, María Juliana Ruiz; la Fundación Solidaridad por Colombia, las constructoras Amarilo, Bolívar, Marval, Prodesa, Ingeurbe y Gerenciar, y el Ministerio del Deporte, entregaron una donación de $150 millones para la medallista olímpica Ingrit Valencia, quien podrá hacer realidad el sueño de tener casa propia.

Durante la entrega, la primera dama reafirmó que una vez más ‘Ayudar Nos Hace Bien’ resalta el valor de la solidaridad.

 

Lea más: Nobel de paz es para la periodista filipina María Ressa y el ruso Dmitry Muratov

 

“Queda probado que cuando nos unimos en una causa común, de corazón y cuando sumamos generosidades y buenas voluntades, el resultado es exitoso, no solamente para el que recibe ese beneficio directo, sino para todos los que están a su alrededor”, indicó Ruiz.

Asimismo, lamentó y condenó el incidente por el que pasó la deportista, quien fue desalojada de su vivienda en días pasados y que, además, le significó la pérdida de los ahorros que había destinado para la compra del inmueble, y agradeció el esfuerzo del sector privado por sumarse en esta causa.

 

Le puede interesar: Dura respuesta de Duque a Maduro por invitación a inversionistas colombianos

 

“Reprochamos y nos duele el incidente lamentable, condenable por el que pasaste, pero hoy tu esfuerzo, el haber puesto en alto, el reconocer a un país, como bien lo dijo el presidente, y que detonó de alguna manera toda esta cadena de generosidad, hoy te da la posibilidad de poner los brazos nuevamente en alto en señal de victoria”, afirmó la primera dama.

En representación de las constructoras, Alejandra Robledo, gerente de Creación de Capital Social de la Constructora Bolívar manifestó que uno de los sueños de los colombianos es tener su casa propia y “por eso nos unimos a esta causa, además de agradecerte por permitirnos soñar como país e inspirar a niños y jóvenes de la sociedad”.

 

Mire también: “El Escobar dominicano”, César Peralta implicado en brutal crimen dentro de La Picota

 

Por su parte, el ministro del Deporte, Guillermo Herrera destacó el buen gesto de las partes y expresó su alegría por lograr devolverle la sonrisa, así como la ilusión, a la primera boxeadora medallista olímpica del país.

“Hoy más que nunca reconozco que cuando se unen los esfuerzos y las manos solidarias de los amigos para sacar a alguien adelante es lo más importante que podemos hacer en la vida. Cuando eso toma fuerza no hay obstáculo que pueda impedir el cumplimiento de un sueño, una meta o un objetivo”, dijo.

 

Aprovechó, también, para agradecer al sector empresarial por extender su ayuda y ser un ejemplo de solidaridad.

“Estamos aquí para destacar no solamente el papel de mujeres como Ingrit que luchan, sino también la construcción de tejido y la responsabilidad social que tienen las empresas a través del programa de nuestra primera dama, ‘Ayudar Nos Hace Bien’, que trasciende en acciones de alto impacto para el país”, agregó.

 

Lea también: Más de 800 ediles abordaron temas sobre amenazas tras encuentro en Armenia

 

A su turno, Ingrit Valencia agradeció el esfuerzo de todos los sectores y señaló: “Hoy no estoy en un ring compitiendo, pero me siento respaldada por el Gobierno nacional y el sector privado”.

“Sé que esto es una llave para seguir abriendo más caminos, tanto en mi vida profesional como deportiva. Espero seguir representando a mi país de la mejor manera posible por medio del deporte y enseñarles a más mujeres que tenemos la capacidad de salir adelante en unión y en solidaridad”, agregó Valencia.

 

Podría leer: Aumentan las muertes en medio de robos en Bogotá

 

La medallista olímpica recibió un cheque por el mismo valor de los recursos que inicialmente había invertido para la compra de la vivienda. De esta manera, su sueño, que hasta hace poco se había desvanecido, vuelve a tomar fuerza con esta expresión de solidaridad, tan propia del deporte y tan necesaria en la sociedad.