Desde tempranas horas, miles de bogotanos salieron a las calles para aprovechar el primer día sin IVA.

A pesar de las medidas restrictivas y del llamado a evitar aglomeraciones, el panorama en diferentes puntos de la ciudad es desbordado: filas de más de 500 personas que rodean establecimientos de comercio y vehículos generando trancones.

«Es más confiable comprar acá y no por página», dice uno de los ciudadanos.

Además, los compradores se quejaron del colapso del comercio virtual, pues algunas plataformas ya tienen hasta filas virtuales por más de una hora.

«La página no funcionó, desde las 12 de la madrugada intentamos y colapsó», Angélica Moreno, compradora.