El principal paso fronterizo entre Ecuador y Colombia se reabrió este lunes tras una semana de protestas de los habitantes de Carchi, en reclamo de recursos al gobierno ecuatoriano, informaron autoridades.

La medida, que dejó pérdidas por unos dos millones de dólares por día según el gobierno, mantuvo paralizada a esa jurisdicción desde el 24 de setiembre, llegando a bloquear el puente internacional de Rumichaca, por donde se realiza el intercambio comercial entre ambos países.

«Unidades de @PoliciaEcuador informan que se habilita la vía con sentido #Norte – #Sur en el sector del Puente de Rumichaca», tuiteó el Servicio Integrado de Seguridad Ecu 911 de la localidad de Tulcán, capital de Carchi.

La viceprefecta (vicegobernadora) de Carchi, Melva Cadena, dijo que después del mediodía empezó la desmovilización y el despeje de la vía Panamericana.

«Hay una actividad normal en Tulcán, está fluyendo el tráfico en el puente de Rumichaca y en el resto de la provincia», agregó.

Los organizadores de la protesta, entre ellos la prefectura, y representantes del gobierno lograron el lunes temprano un acuerdo, en el cual el Ejecutivo se comprometió a construir y ampliar carreteras y un puente, así como destinar fondos para planes de desarrollo y de vivienda.

El gobierno también entregó cerca de 1,1 millones de dólares a varios municipios por deudas pendientes, señaló Cadena, anotando que «era importante restablecer la tranquilidad» en Carchi.

Las autoridades no han reportado víctimas ni detenidos durante las protestas, que incluyeron choques entre manifestantes y policías de acuerdo con imágenes divulgadas por la prensa nacional.

Diversos sectores del Carchi reclamaban a la administración del presidente Lenín Moreno políticas para fomentar el desarrollo de esa jurisdicción limítrofe, afectada por la falta de comercio.