La tensa situación de orden público que se vive en la región antioqueña, afecta notablemente a comerciantes y transportadores del casco urbano de Ituango. Aseguran que los clientes disminuyen porque no salen de sus casas por miedo, y los conductores no se atreven a viajar a las veredas donde hay enfrentamientos.

Los llamados «Kioscos»  del parque principal de Ituango son los lugares en donde habitantes y campesinos hacen mercado y las compras del día. Allí las ventas han bajado hasta un 40 %.

Leonel Rendón es comerciante desde hace 20 años y asegura que la tensa situación de orden público disminuyó los clientes en su negocio.

“Afectado en las ventas, porque las ventas un pueblo de estos las mueve y por el temor y la zozobra que se vive se ve poco movimiento de la gente rural”, contó Rendón.

Pero no solo es el comercio, el transporte también está afectado, pues muchos conductores como Yulder Pérez no se atreven a viajar a las veredas donde hay presencia de grupos armados.

El transportador dijo que “hay que tener precaución porque por el orden público está complicado para entrar a las veredas”.

Yulder tiene un motocarro hace 5 años para sostener a sus 2 hijos y su esposa. Antes de los enfrentamientos armados ganaba entre 50 mil y 60 mil pesos, pero ahora gana entre 30 mil y 40 mil pesos.

Asimismo, el abastecimiento de algunos productos como verduras se está haciendo con comerciantes desde Medellín.