Un análisis del Ministerio de Educación muestra que el Programa de Alimentación Escolar presenta problemas estructurales que deben ser corregidos para evitar la deserción de los niños de las aulas.

Según la directora encargada de Cobertura y Equidad del Ministerio de Educación, Paola Andrea Rodríguez, uno de los principales problemas es el manejo de los recursos porque provienen de diferentes fuentes, lo cual impide que haya un verdadero control.

“La diversa cantidad de fuentes de financiación para la ejecución del PAE y su operación hacen complicado el manejo de los recursos. Los municipios pueden hacer contrataciones directas y puede ocurrir que se encuentren dos operadores en la misma sede educativa. Esto es falta de planeación que se corrige si hay comunicación entre entidades territoriales», indicó la funcionaria.

Paola Rodríguez señaló que otro de los problemas es la contratación porque actualmente más de mil municipios pueden hacer contrataciones y operar directamente.

«La falta de aplicación de los principios de contratación es un problema. Por eso proponemos que sean las 95 entidades certificadas del país las que tengan la responsabilidad de administrar los recursos, así se entregaría mayor calidad y disminuirían los tiempos de contratación», explicó la directora encargada de Cobertura y Equidad del Ministerio de Educación.

Agregó que lo más importante sería que una sola entidad se encargara de todo el manejo del programa respetando la independencia de los departamentos y municipios.

«La magnitud del programa requiere de una entidad que dicte los lineamientos de operación del programa, además, que genere estudios de mercado para saber sobre los costos de los alimentos y que pueda centralizar las fuentes de financiación. Sería importante trabajar con Colombia Compra Eficiente que tiene un banco de oferentes y podría acompañar todo el proceso de contratación», puntualizó Paola Rodríguez.

El programa distribuye más de 5 mil raciones diarias a los niños de todo el país, lo cual complementa la alimentación que reciben en sus casas y evita la deserción escolar.